Caro Alfonso

Teatro

Yo no duermo la siesta

De Paula Marull

Una historia atravesada por ese territorio que excede lo geográfico y tiene siempre su propio paisaje, que es la infancia.

Escenografía: Alicia Leloutre y José Escobar

Iluminación: Matías Sendón

Vestuario: Jam Monti

Foto y diseño gráfico: Natalia Milazzo

Fotografías de escena: Sebastián Arpesella

Sonido: Micaela Vilanova

Prensa: Carolina Alfonso

Asistente general: Lara Todeschini y Javier Torres Dowdall

Sonido: Micaela Vilanova

Coreografía y colaboración creativa: Silvia Gómez Giusto

Supervisión dramatúrgica: Javier Daulte

Dramaturgia y dirección: Paula Marull


Descargar info + ficha técnica >

Descargar fotos en alta >


Obra ganadora de la 4ta Edición del Premio Artei a la Producción de Teatro Independiente

Mención Honorífica de El Fondo Nacional de las Artes en el Concurso Obras de Teatro Inéditas 2012

Sinopsis

A Natalí la llevan a pasar el día a la casa de su vecina Rita para resguardarla del difícil momento que se está viviendo en su casa. Sin embargo, en la casa de Rita, las cosas tampoco están como se esperaba.

Estas niñas vecinas atravesarán las horas de la siesta dejándonos espiar su singular universo e ir encontrando las piezas que nos harán comprender por qué ese día no será igual a ningún otro.

Una madre que trabaja. Un tío trepado a un árbol. Una empleada doméstica. Una historia de amor. Un perro muerto. Un cantero lleno de peces. Una sirena. Una motito que no arranca. Una historia atravesada por ese territorio que excede lo geográfico y tiene siempre su propio paisaje, que es la infancia.

DIJO LA PRENSA:

"Una obra de teatro imperdible, excepcional como hace mucho tiempo no veía. Me han hecho reír y también emocionar hasta las lágrimas"

Dijo Víctor Hugo en La Mañana de Continental

"Yo no duermo la siesta: la infancia como experiencia teatral. Un acontecimiento teatral excepcional que puede verse en Espacio Callejón. Yo no duermo la siesta conecta al espectador con su propia infancia, y con la observación de los niños -hijos, nietos, sobrinos, vecinos, etc.- que tiene cerca. Pero además, en su excelencia de acontecimiento teatral, la obra de Paula Marull conecta con la in-fancia del teatro. Yo no duermo la siesta religa al espectador con ese maravilloso misterio por el que sigue siendo infante. La obra de Paula Marull se cuece en los fuegos de la infancia. Imperdible."

Nota de Jorge Dubatti en el suplemento de Cultura de Tiempo Argentino

"La obra de Paula Marull es de una sensibilidad inusual. Ella junto a su hermana María han inaugurado un nuevo estilo en la dramaturgia. Un lenguaje propio que no pasa desapercibido"

Osvaldo Quiroga en su programa La otra Trama

El paisaje vital de la infancia

"Paula Marull emerge en la escena independiente con la frescura de la infancia. Lo grandioso de la obra de Marull es que si bien revaloriza el mundo creativo de los niños, no se queda en el tono ingenuo, sino que avanza con los conflictos de fondo y en las realidades más oscuras, que nunca se conocen del todo, pero recorren la atmósfera, como un día nublado. Maria Marull, Sandra Grandinetti, Marcelo Pozzi, Willy Prociuk, Agustina Cabo y Micaela Vilanova asumen el tono ideal para la obra, de miradas profundas y un juego que se hace muy en serio."

Mercedes Méndez, Tiempo Argentino

"La escritora solitaria. La infancia es en Yo no duermo la siesta una narrativa salvadora, la posibilidad de sobrevivir a los inalterables dolores y una estética que se anima a desafiar el verosímil."

Alejandra Varela, suplemento Las 12, de Página 12.

El realismo mágico de la infancia en escena.

Yo no duermo la siesta ofrece un notable retrato de la vida de pueblo argentina. Las hermanas Marull se las ingenian para pintar la idiosincrasia de esos lugares y cómo afecta a la gente que vive ahí. Pero Paula Marull traspasa ese límite, en lugar de simplemente explorar cómo sofocante y enloquecedora una pequeña ciudad puede ser, decide crear una obra de teatro con maravillosos momentos de realismo mágico, como si el intenso calor hace difusa la línea entre la realidad y los cuentos de hadas, sólo para fijarlo luego a la realidad y que los personajes sienten horrorizados por dicha fantasía. Pero durante unos segundos preciosos cada personaje se deja llevar por las cosas extrañas y divertidas que suceden. Es precisamente porque el realismo de todo se vuelve insoportable que el elemento fantástico funciona tan bien en pequeñas dosis. Yo no duermo la siesta no se base únicamente en la escritura teatral brillante. La puesta en escena es impecable. Las actuaciones, en especial los de María Marull y Micaela Vilanova como Natalí son perfectas, e incluso la iluminación y la música no se utilizan como accesorios sino como formas de contar esta historia. Cada elemento funciona perfectamente, y no es frecuente que uno se encuentra con un juego tan bien hecho que es imposible señalar cuál es su punto más fuerte.

Verónica Stewart, Buenos Aires Herald

"Grandes trabajos Interpretativos. María Marull encabeza esta obra escrita por su hermana Paula Marull con gracia y verdad. Excelente pintura de la infancia."

Marcela Coronel

"Paula Marull nos deleita con una joyita situada en un pueblo, con sus tardes calurosas donde la infancia y sus mezcladas sensaciones no duermen la siesta sino que manifiestan sus miedos, sus fantasías y evasiones en Yo no duermo la siesta. Espacio Callejón."

Beatriz Pustilnik

"Yo no duermo la siesta es un adorable viaje por el mundo de la niñez en el que la autora se siente como pez en el agua y recrea con aguda perspicacia, ternura y humor los distintos matices del juego infantil, donde se mezclan con idéntica naturalidad lo cruel con lo ingenuo, lo siniestro con la transparencia, la fantasía con la verdad. En una línea que se acerca al realismo costumbrista (como era también el de Vuelve, de la misma autora), pero con ligeras variantes que permiten acentuar la comicidad de las situaciones con un humor fresco y directo y algunas tonalidades oníricas –ciertos pasajes no se sabe si realmente ocurren o los imaginan las chicas-, la autora y directora de la pieza logra un trabajo de mucha hondura humana y evocativo de etapas de la vida que casi siempre añoramos"

Revista Cabal

"Yo no duermo la siesta es una obra muy distinta para ver, no sólo por contar en su elenco con dos niñas que actúan de verdad (lo que en nuestro teatro independiente no se da seguido), sino también porque se anima a algo más, a jugar con todo lo que ha acumulado y a doblarnos la apuesta con herramientas nobles. Los intersticios en los que la obra se separa de la literalidad son los más fértiles para el crecimiento de esta puesta. Ahí, cuando la obra se pone en peligro toda entera, cuando cambia de código ante nuestros ojos y se decide por experimentar sobre su misma forma de producción, ahí hay teatro."

El Crítico Enmascarado en Actualidad Artística

Yo no duermo la siesta, de Paula Marull es un viaje entrañable a lo más puro y también, ¿por qué no? al lado cruel de la infancia. Un relato sin fisuras para quedarse con los ojos bien abiertos durante toda la función.Si nunca fuiste a ver teatro off, esta es la ocasión para enamorarte de las buenas obras. Estas recomendaciones a esta altura son prescripciones para la salud mental.

Valeria Schapira

"Todas las actuaciones son verdaderamente buenas y el conjunto es tan sorprendente y convincente que por momentos no supe en dónde estaba sentada. La puesta en escena nos muestra lo justo, con espacio para imaginar lo que falta como una prolongación natural de lo que se ve: el aire pesado de tierra y calor, los árboles y la casa de la vecina al fondo del pasillo en la vereda de enfrente, la esquina y "los pibes" coqueteando con sus motos, en fin, el barrio. Las chicas que pintan y redecoran un entorno que necesita algo más que revoque y pintura; las chicas que encuentran refugio en el juego y en el "como si" de su universo que es un verdadero mamarracho, hermoso e imperdible."

María Beatriz Delpech, Brandy con caramelos

"Ondulando en lo tragicómico, que como espectadores argentos sabemos que pica en nuestras sensibilidades, y con una clara inspiración de realismo, comprobamos que el culebrón ha calado hondo en nuestra cultura. También podremos reconocer que todo drama sucumbe en coreografía, y es posible que eso pertenezca a la época que vivimos, o a la sensación de que ya nos las conocemos todas. La ilusión de fiesta siempre nos despierta, aún, sin haber dormido la siesta"

Milena Forster, Farsa Mag

"Una historia de amor, amistad, esperanzas, juegos e ilusiones plasmada con mucha sensibilidad, enmarcada en una escenografía mimética y funcional para el desarrollo de la historia, potenciada con un buen repertorio musical que acompaña la ambientación del lugar y una excelente dirección. Yo no duermo la siesta es un lindo y cálido espectáculo que nos hará recordar por un instante aquel momento en el que el silencio del día encendía toda nuestra creatividad."

Gabriel Piacenza, GeoTeatral

"Paula Marull dibuja una dramaturgia entrañable. En la aparente sencillez de la historia, se vislumbran deseos e ilusiones narrados desde la mirada de la infancia. Los juegos infantiles como constructores de una realidad posible. Con momentos desopilantes, la autora conoce muy bien el paisaje que quiere contar. Actuaciones notables. En Yo no duermo la siesta, Paula Marull logra un doble propósito: los espectadores disfrutan del juego del teatro como experiencia colectiva y los actores se prestan a ser como niños. Y esa mirada, nutrida de recuerdos propios de la autora, lleva al espectador a zonas impensadas: la irrupción de lo siniestro, el límite entre lo que acontece en la realidad y la fantasía como mundo tangible."

Adriana Lauro, A Puro Teatro

"Paula Marull convocó a un ensamble actoral prodigioso, encabezado por su hermana María, en el que sobresalen dos niñas que ofrecen interpretaciones magnéticas. La creatividad que las niñas despliegan en sus juegos es cautivadora. El cuidado por los detalles de la puesta es notorio. María Marull presta una amplia gama de recursos expresivos y emocionales a la querible Dorita, sostén afectivo del tío Aníbal, que padece un trastorno neurológico severo (impactante composición de Marcelo Pozzi) y de la de niña de la casa. Ezequiel Rodríguez enternece como el hijo de Cacho. Y las niñas Agustina Cabo (la dulce dueña de casa) y Micaela Vilanova (su avasallante invitada), hipnóticas ambas, entregan interpretaciones de excelencia. Hay escenas de antología como cuando el tema "Déjame intentar", de Carlos Mata, suena de fondo mientras transcurre un formidable momento de esta puesta en la que Paula Marull se revela como una dramaturga con una mirada lúcida y sensible sobre el alma humana. Felizmente, ella y Yo no duermo la siesta ya han dado que hablar. "

Paola Jarast, revista Meta

"Pocas veces vi en un teatro, reflejada con tal frescura una infancia pueblerina. Esta obra tiene además, la soltura propia del que es local y no necesita viñetas ni acentuaciones innecesarias, cierta dejadez seductora."

María Inés Senabre

"Yo no duermo la siesta, entra en el corazón del espectador sin pausas, pues la propuesta es pura humanidad, sana y sencilla. Ese es el mensaje, sin pretensiones, y con mucho contenido si se ve más allá. ¡Otra brillante experiencia teatral de Paula Marull, que "Vuelve" a acertar desde el guion hasta el elenco! ¡Para ver!"

Meche Martínez

"Yo no duermo la siesta: filosofía del que "pase algo". Paula Marull (directora y dramaturga), zapatea un malambo en medio del charco y salpica para todos lados un cuadro preciso de ese retrato del imaginario social del interior de nuestro país. Su pluma encendida, su agudeza intelectual y artística, sus emociones guardadas en un cofre la llevo a sacar a la superficie una obra de tremendo impacto artístico que en la gran urbe adquiere un brillo que encandila de principio a fin a todo el auditorio. "Yo no duermo la siesta", se interconecta con la genial, "La Pilarcita" (María Marull), y juntas nos invaden, nos visitan como una brisa de verano, nos enamoran, nos divierten y nos hace conocer mejor nuestra argentinidad, esa que "pasa", mientras el correr diario "se nos pasa"."

Hugo Correa, Tranvías y Deseos

"Besos de amor. Ese aroma a infancia y a niñez, con aires frescos y conflicto igualmente sin resolver, amores, sensaciones de agobio y placer, tensiones y la vitalidad de hacer remediando, luego, las consecuencias. Varios relatos que tienen una profundidad impecable, una sensación de que no todo lo malo es tan malo y que la alegría puede aparecer en determinadas situaciones para digerir los malos estragos."

Mariela Gagliardi, Sabor a Teatro

"Yo no duermo la siesta, de Paula Marull es otra de esas joyitas, de esas cosas que te hacen salir del teatro con la sensación de haber visto algo que te llega al corazón. Bien actuado, bien escrito, bien dirigido. Es una historia íntima y muy conmovedora."

Josefina Scaglione en revista Planeando sobre BUE

"Ver Yo no duermo la siesta» implica una contemplación sonriente sobre lo que se añora, pues el espectador se encuentra ante un espejo en el que ve reflejados de modo muy sencillo los impulsos que, a través de los juegos infantiles, delinean la esencia de lo humano."

Nuria Gomez Belart, La Cazuela Cultural

"El mérito de la dramaturgia y puesta en escena de las Marull está en los diálogos, certeros, precisos y justos, nunca demás, nunca el chamuyo o la verborragia porque sí. Está también en sus escenografías y en el vestuario de Jam Monti, y en la sutil iluminación, que cumple con algo tan básico e importante como separar al día de la noche. Todo un hallazgo entre las vacuas puestas de muchas obras de hoy día, donde la iluminación es estática y el tiempo siempre es el mismo. Para las Marull jamás: ellas saben que la siesta cuenta, que el mediodía cuenta, que la noche cuenta, y nos regalan atmósferas tan reales que uno sale ciertamente impregnado en ellas, literalmente. El teatro es muy personal, y en mi caso, el buen teatro es el que me permite empatizar con los personajes que allí se desnudan. En tiempos de mucha obra cool y relajada, mucho texto descuidado y falto de trabajo, y mucho actor pagado de sí mismo, me refugio en dos chicas jugando a ser mayores, y en otras dos jugando a elegir su destino. Que el teatro conserve a las Marull, por el bien de todos los del interior, y por los otros también."

Tomás Salas, Agenda de BA Revista

Corrientes con alma

Comedia dramática con cuento, actuaciones y producción de muy importante envergadura, como una obra imposible de un Corrientes mainstream con alma, las claves de sentido de Yo no duermo la siesta pasan por la presencia constante de un universo virtual, extra-escénico, que se impone sobre el cuerpo y el presente de los protagonistas, y desacomodan un sentido posible de equilibrio: nadie está donde debería, todos ansían otro espacio y otro tiempo que los reclama, que se manifiesta en la incomodidad. Otras lecturas ya señalan el movimiento de descenso de lo televisivo hacia la intimidad de las tablas, el uno a uno, cara a cara, del teatro. Las características compartidas pasan por el costumbrismo en su carga de simpleza, pero hay algo de un orden distinto en YNDLS que supera la suma de sus partes. Toca ir y ver, construir activamente en la valentía de arrojarse al mundo, de encontrarse en la experiencia con las cosas vivas.

Christian Schirman, Paratexto

"Yo no duermo la siesta es una de esas obras que merecen ser vistas antes que bajen de cartel porque los mensajes ocultos son varios y cuanto uno más busca más encuentra."

Sergio di Crecchio, Glenn Miller Show

"Párrafo aparte para María Marull, quien se destaca en la composición de un personaje enternecedor que conduce el hilo dramático de la historia con múltiples caras que dan cuenta del trabajo actoral que la intérprete lleva a cabo. Estos grandes trabajos se deben, sin dudas a una dirección impecable. Ergo, no se la pierdan."

Pato Pritzker, Chapeau

"Atractiva obra de Paula Marull Yo no duermo la siesta actuaciones y puesta deliciosas #BienBiPremiada"

Hugo Paredero, Por Amor al Arte, radio Nacional

"Si naciste acá entenderás "las siestas" y si no, las recordaras."

Alejandra Quevedo, Telediario y Mañana y media, CN23

"Gracias por todo lo hermoso que brindan en el escenario!!! Excelencia pura!!!!"

Adriana Salonia, actriz

"Yo no duermo la siesta y La Pilarcita casi un díptico devocional. Brillantes observaciones sobre la fe y el amor y la compleja composición de realidades que en apariencia son modestas pero que secretamente dejan entrever exquisitos momentos de realidad aumentada. Singularidad, humor y coraje. Actuaciones geniales."

Ezequiel Rodríguez, actor

"Recomendadísima, hermosos personajes y una historia con corazón."

Javier Ponzone

Qué lindo universo el de Yo no duermo la siesta. Sutil y emotivo de Paula Marull. No se la pierdan.

Francisco Lumerman

Mellizas brillantes

María y Paula Marull suelen trabajar juntas, tienen los mismos gustos artísticos y son referentes de la escena teatral independiente

Nota en La Nación por Alejandro Lingenti

María y Paula Marull: sopa de gemelas

A los 41 años, las rosarinas que llegaron a Buenos Aires como modelos acaban de estrenar dos obras como directoras y dramaturgas. Las claves del cambio.

Nota en Clarín por Silvina Lamazares

Talento, ingenio y humildad

María y Paula Marull se destacan en el teatro off con dos obras atractivas que agotan las entradas: La Pilarcita y Yo no duermo la siesta. Las mellizas rosarinas se ganaron un espacio a fuerza de calidad.

Nota en La Razón por Javier Firpo

Ellas siempre tras la libertad.

Las mellizas, que dirigen y actúan en el circuito off, juran que ningún actor puede vivir sólo del ámbito alternativo y afirman que les gustaría estar tan vigentes a los 89 como Mirtha Legrand.

Nota de Gustavo Méndez en diario Perfil

"Realmente somos muy distintas"

Paula y María Marull, de Rosario a la gran ciudad

Fueron las gemelas famosas de la televisión de los ´90, pero hoy se dedican al teatro under.

Nota de Florencia Guerrero en revista Veintitrés

Como dos gotas de agua.

Nota a María y Paula Marull por María Florencia Sanz en revista Nueva

Las directoras vienen marchando. Eran unas pocas y hoy no paran de crecer

El 2015 que termina tuvo una particularidad en el mundo del teatro off: la confirmación de la importante presencia de mujeres ‘detrás de cámara’. "El teatro ya no pertenece al género masculino", coinciden las artistas consultadas.

Nota de Javier Firpo en La Razón

Pueblo versus ciudad, en escena

Atrás quedaron las obras sobre familias urbanas disfuncionales; hoy en el off la mirada se dirige hacia la vida en el interior.

Nota de Jazmín Carbonell, La Nación

Talentos Sub 25: la joven guardia del teatro

Apuestan a la formación, a la capacidad de trabajo y al riesgo. No son mediáticos. Se lucen en distintas obras del circuito off y del comercial. No son los únicos, pero aquí están ellos.

Nota de Sandra Commisso, diario Clarín donde entrevista a Laura Grandinetti y Mica Vilanova

"Yo no duermo la siesta": la dimensión teatral donde todo es posible

Nota en Télam Audiovisual por Analía Balian

Más que un juego

Lucía, Luna y Agustina van a la escuela y, también, cada semana se suben al escenario. Lo suyo es el teatro, y ya están dando sus primeros pasos importantes. Niñas actrices. Descubrir desde la infancia la pasión por el teatro. Las tres se lucen en escena y son elogiadas por el público después de cada función. En La chica del adiós, Yo no duermo la siesta y Prueba y error demuestran su talento y su amor por las tablas. En un improvisado picnic de primavera compartieron sus experiencias.

 

Nota en Tiempo Argentino por Mercedes Mendez

Yo no duermo la siesta Yo no duermo la siesta Yo no duermo la siesta Yo no duermo la siesta Yo no duermo la siesta

Descargar fotos en alta >